Saltar al contenido principal
Opens in a new window Opens in a new window Opens in a new window Opens in a new window
Industria turística y medios

Aventura al aire libre en Hadano

Por Veronica Carnevale

Visita Hadano para un viaje lleno de naturaleza en el corazón de Kanagawa. Esta ciudad, situada cerca del centro de la prefectura, alberga una mezcla de vida urbana, naturaleza y abarca parte del montañoso Parque Quasi Nacional Tanzawa-Oyama. Con numerosas rutas de senderismo e incluso vistas al Monte Fuji en días despejados, visitar Hadano puede convertirse en una hermosa excursión de un día.

Ya que el transporte público es un poco escaso en esta área, te recomendamos alquilar un coche para asegurarte un viaje fácil y eficiente. Para prepararme para el día de aventuras que se avecinaba, comencé mi mañana con búlder -escalada en bloque- en el parque de escalada Hadano Tanzawa Climbing Park.

Parque de escalada Hadano Tanzawa

[media id="1309" caption="¡Elige tu nivel de dificultad e intenta llegar a la cima!"]

El parque de escalada Hadano Tanzawa, ubicado en el parque Hadano Tokawa, es una instalación de búlder -escalada en bloque- donde tanto principiantes como escaladores avanzados pueden disfrutar de una variedad de cursos. Con opciones interiores y exteriores, este parque es un lugar perfecto para visitar sin importar la temporada. Al llegar, aparqué mi coche de alquiler en un aparcamiento cercano y caminé unos cinco minutos hasta las instalaciones. Allí, llené rápidamente un formulario que describía las reglas del parque (también disponibles formularios en inglés), pagué la tarifa de escalada de 500 yenes por una hora y alquilé calzado especial por 200 yenes. Tras haberme ajustado los zapatos, estaba listo para comenzar.

La pared presentaba ocho niveles de dificultad y estaba marcada con cinta de colores para definir los caminos. Como principiante, primero elegí un camino fácil. Sin embargo, después de solo unos minutos de escalada, me sorprendió lo agotador que era. El entrenamiento de la parte superior del cuerpo combinado con la concentración y el equilibrio, resultó en una experiencia atractiva pero agotadora. Mientras me aferraba a la pared con extremidades temblorosas, me alegré de haber optado por escalar solo una hora.

Exterior del parque de escalada Hadano Tanzawa
Exterior del parque de escalada Hadano Tanzawa

Después de salir de las instalaciones, recibí el aire fresco y las montañas circundantes con los brazos abiertos. Ahora, ¡hora de comer!

Restaurante de soba Shinonome

Un delicioso menú de soba.
Un delicioso menú de soba.

Desde el parque de escalada Hadano Tanzawa, Shinonome estaba a tan solo 15 minutos en coche. Situado en el parque Tahara-Furusato, Shinonome es un pintoresco restaurante de soba que ofrece una variedad de platos centrados en soba -o fideos de trigo sarraceno-.

Después de quitarme los zapatos, el personal me condujo a una mesa de estilo tradicional con un asiento acolchado en el suelo. Con los brazos doloridos por la escalada y un apetito voraz, pedí un set de soba que incluía tempura de verduras, arroz y verduras encurtidas. El aroma terroso, característico del soba, combinó perfectamente con la salsa para mojar de soja, y la tempura era ligera y crujiente. Mientras disfrutaba de la comida, admiré las agradables vistas del parque y las montañas a través de los altos ventanales del restaurante. Combinados, la comida y el ambiente relajante fueron una excelente manera de recargar energías después de la escalada.

[media id="1311" caption="¡Molino de agua para hacer soba!"]

Cuando acabé de comer, caminé por las instalaciones y descubrí un mercado de productos frescos, un área para caminar cubierta de hierba con un arroyo y una rueda hidráulica donde los invitados pueden intentar hacer soba por si mismos (previa reserva). Incluso tuve la suerte de vislumbrar el Monte Fuji detrás de las nubes. Tras este breve descanso, era hora de dirigirse a la siguiente parada.

Nanohana Dai

Una torre de observación con impresionantes vistas.
Una torre de observación con impresionantes vistas.

A continuación, conduje unos 17 minutos hasta Nanohana Dai, una torre de observación. Mientras conducía por la sinuosa carretera de montaña sentí como la distancia entre nubes y yo se reducía, me emocioné pensando en las vistas panorámicas que me esperaban. Aparqué en el estacionamiento adyacente, que convenienteme contaba con baños públicos, y caminé hacia la torre de madera. Aunque sentía ansias por llegar a la cima, me tomé un momento para apreciar la apariencia divertida de la torre. En el interior, miré hacia arriba desde la base de la torre y admiré el movimiento en espiral de la escalera. ¡Y empecé a subir!

Vista del interior de la torre desde el suelo
Vista del interior de la torre desde el suelo

Desde la cima, pude disfrutar de los amplios panoramas de Hadano, la bahía de Sagami e incluso la isla de Enoshima. La vida de la ciudad se cruzaba con tierras de cultivo y montañas; y el mar distante se mezclaba con el cielo en diferentes tonos azulados.

Vista sureste desde Nanohana Dai
Vista sureste desde Nanohana Dai

Al otro lado de la torre de observación, me recibieron exuberantes y ondulantes montañas. Si bien no pude ver el Monte Fuji debido a las nubes, el paisaje lleno de naturaleza fue inspirador.

Tsurumaki Onsen Jinya

"</p>

<p>Los terrenos bellamente esculpidos de Tsurumaki Onsen Jinya"
"</p> <p>Los terrenos bellamente esculpidos de Tsurumaki Onsen Jinya"

Por último, visité Tsurumaki Onsen Jinya, a unos 25 minutos en coche de Nanohana Dai. Este enorme ryokan (tradicional hotel japonés) se asienta en un jardín de 3.3 metros cuadrados (ocho acres) y encarna la hospitalidad japonesa con sus aguas termales, lujosas salas de tatami y platos de comida cuidadosamente elaborados. Para mi viaje, decidí probar uno de los baños de jardín al aire libre del ryokan, donde se aceptan visitas sin cita previa. Después de aventurarme a través de la fascinante colección de vida vegetal, elementos acuáticos y estructuras tradicionales, llegué al onsen. El agua termal de Tsurumaki Onsen contiene calcio, sodio y ayuda a calmar la rigidez de las articulaciones, la fatiga, el frío y más.

Al sumergirme en el agua caliente, sentí como me relajaba casi instantáneamente. El dolor y el cansancio de la escalada mañanera parecían desvanecerse con el vapor que emanaba de las aguas. Con los abundantes jardines de la instalación rodeándome, me sentí completamente en paz. Las aguas termales fueron la manera perfecta de terminar mi aventura. Si te sientes hambriento o buscas un alojamiento para pasar la noche, recomiendo que pruebes el menú de comida tradicional del ryokan y su plan de aguas termales, o que reserves una habitación lujosa allí; experiencia que sin duda no olvidarás.

Compartir

Related Itineraries

Tiempo en familia en Nakai image

Tiempo en familia en Nakai

Reportes de viajes
Hakone: El mejor destino para huir de Tokio image

Hakone: El mejor destino para huir de Tokio

Reportes de viajes
Sagamiko Resort Pleasure Forest: Diversión, emoción y magníficas iluminaciones. image

Sagamiko Resort Pleasure Forest: Diversión, emoción y magníficas iluminaciones.

Reportes de viajes
Sagamihara en otoño, una ciudad rodeada de parques naturales image

Sagamihara en otoño, una ciudad rodeada de parques naturales

Reportes de viajes